Enseñar a un perro que vive fuera a estar tranquilo dentro de casa

By Emily Larlham

Traducción: Virginia Millares – www.damelapatita.com

Puede que hayas adoptado un cachorro de un hogar donde estaba acostumbrado a vivir fuera, o quizás hayas decidido que tu perro viva dentro ahora. Una respuesta totalmente normal de un cachorro o incluso de un perro adulto que raramente ha estado en el interior de una casa sería sobreexcitarse y querer interactuar o saltar sobre cualquier cosa. El hecho de entrar en casa simplemente, puede hacer que se ponga a correr por todo como un loco o que quiera mordisquear todo lo que se le ponga a tiro.

Son muchos los beneficios de tener a tu perro viviendo en el interior de la casa contigo. El primero de ellos sería que estaría a salvo de cualquier daño que pueda sufrir en el exterior, o de pasar miedo ante sonidos o cosas extrañas que pueda ver. Además, los perros que viven dentro protegen y avisan mejor ante ladrones y criminales. Piensa en ello: si el perro está fuera, un criminal podría envenenarlo fácilmente o hacerle daño desde el exterior de la verja y entrar en tu casa libremente una vez que el perro fuese eliminado. Tristemente esto le ocurrió a uno de mis mejores amigos caninos, y la ayuda llegó demasiado tarde para él. También podría ser robado estando en el jardín. Si no dejarías tu ordenador en el patio cuando no estás, probablemente tampoco debieras dejar a tu perro solo en el jardín en ese vecindario.

Para enseñar a un perro que nunca ha estado en una casa a estar tranquilo, deberías empezar paseando con él por el salón y las áreas en las que desearás que pueda estar en el futuro. Utiliza una correa y un arnés, dándole premios por pasear contigo tranquilamente. Mientras tu cachorro explora este nuevo mundo, dale premios por “hacer nada”. No necesitas clicar, dado que esto podría excitarlo haciéndolo creer que estáis en una sesión de entrenamiento y provocándolo a ofrecer comportamientos. Lo que debes hacer es entregarle algún premio en boca o dejárselo caer entre las patas por estar observando sin hacer nada. Si se lanza a por algo, evítalo manteniendo la correa lo suficientemente corta para que no llegue a alcanzar aquello que le interesa.

Una vez que tu perro se haya familiarizado con estar en el interior de la casa, puedes empezar a enseñarlo a tumbarse con la correa puesta. Necesitas acostumbrarlo a ello porque confiar en él sin más y dejarlo suelto por la casa podría causaros a ambos más de un disgusto. Los perros solo pueden ofrecer comportamientos de perros, y la mayoría de los que nunca han estado dentro de una casa probablemente ofrecerán comportamientos que no nos gustarán.  Enseñándoles que estar tumbados y tranquilos es la mejor opción, estarás construyendo con tu perro un futuro en que pueda convivir contigo sin problemas.

Este vídeo muestra los pasos a seguir para capturar la calma y como enseñarles a permanecer tumbados:

http://www.youtube.com/watch?v=wesm2OpE_2c

Primero, si tu perro es tranquilo fuera, practica que permanezca tumbado en ese entorno que le resulta familiar donde podrá conseguirlo más rápidamente. Después practica dentro. Finalmente, practicarás manteniéndolo tumbado en diferentes partes de la casa. Puedes dejarlo echado en diferentes camas para perro convenientemente repartidas por la casa, de manera que verlas en un futuro le impulse a tumbarse en ellas. Puedes atarlo (a algo seguro) con una correa y un arnés y practicar teniéndolo tumbado mientras tú estás alejado, aunque dentro de la casa. Mantén a tu perro bajo supervisión siempre que esté atado para prevenir que ocurran accidentes. Por ejemplo, que se enrede o que pueda mordisquear hasta romper la correa o el arnés.

En combinación con este entrenamiento, podrías enseñarle “el interruptor positivo”: un sonido de atención que significa “deja de hacer lo que estás haciendo y mírame” (puedes ver cómo se trabaja esto en el vídeo de debajo). Puedes enseñarle también la señal “Deja” (puedes ver cómo se trabaja en el vídeo de debajo). El paso final es dejar a tu perro suelto por la casa con supervisión. Refuerza la calma, los comportamientos tranquilos e interrumpe la sobreexcitación o cualquier otro comportamiento no deseado con el sonido de atención ya entrenado o con la señal “deja”. Si te preocupa realmente que tu perro no te escuche si está suelto en casa, puedes mantenerlo atado a una correa larga sujeta a su arnés las primeras veces que se le deje libremente por el hogar. Así, si tu perro no te hace caso, puedes sujetar el extremo de la correa. Esto impedirá que tu perro aprenda que es divertido escapar de tí en casa llevándose cosas que no quieres que coja.

Como enseñar el sonido de interruptor positivo para parar un comportamiento indeseado:

http://www.youtube.com/watch?v=TBvPaqMZyo8

Cómo enseñar la señal “Deja”:

http://www.youtube.com/watch?v=pEeS2dPpPtA

 

 

Share
This entry was posted in Español, None. Bookmark the permalink.

Comments are closed.